Toma de decisiones en el Bloque Quirúrgico

La importancia de la anticipación de toma de decisiones en el Bloque Quirúrgico

Toma de decisiones en el Bloque Quirúrgico . Los centros de salud, sean éstos públicos o privados, siempre se han constituido en objeto de estudio de la gerencia. La razón es que la trascendencia de la calidad del servicio se convierte en un elemento diferenciador. Por lo tanto se deben usar con mucha precaución los criterios de racionalidad económica.

Además los bloques quirúrgicos constituyen la unidad operativa más delicada en relación al cumplimiento de sus objetivos gerenciales. En ellos coexisten varios problemas de asignación de recursos. Por un lado, se deben distribuir las salas de operaciones entre las distintas áreas especializadas. Luego se debe distribuir, dentro de cada área, el tiempo de utilización de los quirófanos. Por último se debe asignar el momento preciso en el que cada paciente será intervenido. El objetivo es que se disminuya su tiempo de espera.

La incertidumbre rodea cada uno de los pasos de dicho proceso. El tiempo que debe asignarse a cada paciente es incierto. Una vez que el paciente entra al quirófano pueden tener lugar una multitud de escenarios. Estos modificarían el tiempo de utilización planificado y toda la agenda planificada. Lo mismo podría ocurrir en el caso de que un paciente, cuya intervención estaba programada para un día en particular, se encuentre indispuesto.

Por lo tanto la planificación del bloque quirúrgico es de vital importancia en la administración hospitalaria. La anticipación se convierte en una herramienta de gran importancia. Analicemos esos aspectos a continuación.

Que es el bloque quirúrgico y por qué razón se debe administrar de manera eficiente

El bloque quirúrgico se puede definir como el conjunto de dependencias estrechamente vinculadas. Busca lograr que la práctica de la cirugía se realice en óptimas condiciones. En ese sentido, se entiende como la sumatoria de las instalaciones hospitalarias destinadas a la actividad quirúrgica. Pero el concepto, en el sentido más amplio, va más allá de eso. Incluye también los procesos asistenciales, el personal que los ejecuta y otros factores relacionados.

Debe señalarse en esta parte, que el BQ tiene múltiples conexiones con otros servicios. La gestión operativa del quirófano en forma independiente es, en la práctica, imposible. Junto con los departamentos de anestesia y enfermería, existen otras dependencias que le son imprescindibles. Estas son almacén, compras, mantenimiento, cuidados intensivos, lavandería, admisión, hematología, radiología, laboratorio, farmacia, entre otros.

Dentro del Bloque Quirúrgico, el problema gerencial más importante a resolver, está relacionado con el hecho de que los recursos físicos, los equipos y los recursos humanos, deben ser utilizados para optimizar dos objetivos. Por un lado la minimización del tiempo de espera de los pacientes. También la minimización de los costos. Todo ello en un entorno caracterizado por la incertidumbre. En términos operativos, se debe resolver a través de la planificación, la distribución de los quirófanos, con todo lo que esto implica: el uso del personal, los equipos necesarios para llevar a cabo las operaciones, entre otros factores.

 

Los tres niveles gerenciales en la planificación de quirófanos

Esa planificación a la que se hace referencia, ocurre en tres niveles gerenciales. En primer lugar, se debe distribuir el tiempo de las salas de operaciones entre las distintas especialidades médicas. Se detallará cuándo y qué cantidad de tiempo las áreas especializadas dispondrán de los quirófanos para las operaciones asignadas.

En segundo lugar, se debe distribuir el tiempo en un determinado horizonte temporal. Esto significa que se elaborará un cronograma de utilización de cada uno de los quirófanos.

En tercer lugar, se asigna a cada paciente el momento preciso en la que se realizará la operación requerida.

El problema  es que todo ese proceso de planificación está caracterizado por un entorno de incertidumbre. Son muchos los factores que pudieran alterar la programación realizada.

Uno de los primeros elementos que debe considerarse  es la duración de cada una de las intervenciones. En ese sentido, con la hora estimada de comienzo de cada operación, la duración estimada de la misma y el período de preparación del quirófano, se puede establecer la hora de ingreso del próximo paciente a dicha unidad.

Al realizar ese procedimiento de manera repetida, se logra la asignación de cada una de las salas de operaciones a los distintos pacientes en la lista de espera. También entre las áreas especializadas del centro de salud. De allí se deduce, que si la duración estimada de una operación no se cumple, debido a innumerables razones, toda la agenda debe ser modificada, con sus consecuentes efectos.

Debe señalarse que muchas son las razones que pudieran modificar el tiempo de duración de una intervención quirúrgica. En algunos casos debido a complicaciones, ese período de tiempo se alarga. Por lo tanto  se posterga la intervención siguiente. También se dan casos en los que el tiempo de la operación se reduce considerablemente.

Lo cierto es que, al alterarse el tiempo de realización de una intervención, todo la programación realizada en el BQ se modifica. Por lo tanto un proceso de planificación, en este tipo de escenarios, debe ser considerablemente flexible.

Debe agregarse a este hecho, que  gran parte de la utilización de las salas de operaciones se debe a ingresos de pacientes por emergencias. Por lo tanto  parte de su uso es requerido para actividades que no fueron planificadas. De esta forma, no resulta sencilla la asignación de los tiempos de uso de las instalaciones disponibles en un bloque quirúrgico. La incertidumbre es considerablemente elevada.

La anticipación de la toma de decisiones en el bloque quirúrgico

A pesar de las características señaladas, es posible realizar una adecuada planificación del bloque quirúrgico. Con el uso de la estadística, basándose en hechos pasados y con la utilización de procedimientos especializados de optimización, es posible mejorar la eficiencia en el uso de los recursos y la disminución del tiempo de espera de los pacientes. Además esto permitirá reducir la incertidumbre

La anticipación, dentro del enfoque de la planificación prospectiva, puede ser entendida como un acto a través del cual se puede ver y analizar lo que pudiera llegar a ocurrir, antes de decidir una determinada acción. De esa forma, la anticipación contribuiría a plantearse la pregunta «¿que podría pasar?» y definir qué hacer. Con ello, se anticipan las decisiones que se tomarán, en caso de presentarse ciertos eventos.

Así, la anticipación es un elemento reflexivo. Al considerar los hechos pasados, observar el presente y pronosticar el futuro, contribuye a generar un proceso sistemático de toma de decisiones en el bloque quirúrgico menos incierto.

La utilización de tecnologías y el éxito de la anticipación de la toma de decisiones en el Bloque Quirúrgico

En la mayoría de los centros de salud, los datos relacionados con las actividades cotidianas están dispersos entre múltiples unidades. Difícilmente se encuentran al alcance de los gerentes al momento de tomar decisiones. El resultado de todo eso es una escasa visión holística del proceso hospitalario y del proceso relacionado con el bloque quirúrgico. El aspecto referido, genera poca o nula capacidad para planificar y anticipar, de forma proactiva, las acciones a seguir.

Es necesario, para romper esos cuellos de botella y lograr tener una visión global de todo el BQ, la implementación de sistemas automatizados integrados que mejoren la capacidad efectiva de tomar decisiones.

No debemos olvidar que el factor clave para la adecuada toma de decisiones en el Bloque Quirúrgico es la agregación inteligente y oportuna de los datos de los pacientes, del personal del centro de salud y de los recursos físicos disponibles. Si éstos son almacenados, compilados y analizados en sistemas de TI empresariales,  los gerentes podrán realizar una adecuada toma de decisiones en el bloque quirúrgico. Permitirá una mayor rapidez y mejorará la capacidad para brindar una atención de excelente calidad.


Desde el área de Salud de Ikusi trabajamos desarrollando soluciones y tecnología que facilite la labor de los profesionales involucrados en la toma de decisiones en el Bloque Quirúrgico. Esto es posible tanto en la gestión del bloque quirúrgico como en la operativa diaria.

Si quieres puedes leer más sobre cómo en Ikusi trabajamos con los hospitales en la Optimización del bloque quirúrgico  con herramientas de Planificación y Programación.

También pueden interesarte conocer nuestra  Plataforma FORWARD para el análisis perioperatorio

Te invitamos a que nos preguntes cualquier cuestión relacionada con la gestión del BQ, puedes contactar con nosotros vía e-mail o en el teléfono 943 448 974.Estaremos encantados de recibir tus comentarios o aportaciones sobre gestión operativa en quirófano.